PerrosMania 

Alimentación 
Alimentos de perros 
Complementos alimenticios 
Obesidad canina 
Reglas básicas 
Transición alimenticia 
Gestación y lactancia 
Alimentación de un perro adulto 
Golosinas 
 
 

 
Adiestramiento 
Alimentación 
Bóxer 
Cachorros 
Comportamiento 
Cuidados 
Enfermedades y salud 
Labrador Retriever 
Pastor alemán 
Perros 
Razas de perros A-C 
Razas de perros D-M 
Razas de perros N-R 
Razas de perros S-Z 
Yorkshire Terrier 

Obesidad canina


La obesidad es uno de los desórdenes nutritivos más frecuentes en los animales de compañía. Del 24 al 40 % de los animales de compañía, sufren este problema.

La obesidad se define como un exceso de peso de más de 20 % del peso ideal del animal. Ésta se desarrolla entre los perros cuyo estilo de vida es rutinario y sedentario. Estos canes tienen acceso a alimentos y a golosinas muy apetecibles para ellos pero con densidad energética muy elevada. Además, son perros que gozan de una relación privilegiada con los humanos. Y nosotros somos propensos a sobrealimentar al animal y darle pequeños caprichos a deshoras.

La causa fundamental de la obesidad es la ingestión excesiva de calorías, más allá de las necesarias para las exigencias energéticas diarias, y éstas se almacenan en forma de grasas. Son numerosos los factores que influyen en este desequilibrio: la edad del perro, la raza, el sexo, desequilibrios hormonales,... Así como factores externos como el estilo de vida, el régimen alimenticio y las cantidades de alimento ingeridas.

Alimentación: obesidad canina

La obesidad conlleva problemas respiratorios, cardíacos, musculares, articulares y óseos (roturas de ligamentos cruzados, luxación de la rótula, hernias discales,...), cutáneos, renales, diabetes, y una menor resistencia a las infecciones. Además, agrava fuertemente los problemas de displasia. Los perros obesos pueden ofrecer una "resistencia a la insulina", lo que significa que el tratamiento es menos eficaz y que las dosis requeridas serán más grandes. De todo esto deducimos, que la obesidad acortará la vida de nuestro compañero.

Si tu perro posee un ligero sobrepeso o está obeso, tienes que consultar al veterinario que le hará un chequeo, buscará las causas eventuales y patológicas, para luego ayudarte a librarte de ese problema, estableciendo un régimen y aconsejándote sobre el modo de vida apropiado para tu su perro.

Es bueno crear una hoja de control nutritivo que indique la fecha, el peso, la naturaleza y la cantidad de alimento. Con hoja de control, fácil de controlar, podrás seguir el progreso del perro. Pesa al animal cada semana en el mismo momento del día para seguir su evolución. Pero no pierda la cabeza ni te aflijas si la pérdida de peso no es inmediata. El proceso es lento y lleno de subidas y bajadas. Pide consejo al veterinario sobre el alimento que hay que darle. La elección del alimento dependerá de su raza, su edad, su actividad física etc.

Cuando tu perro haya vuelto a su peso ideal, continúa vigilando su peso y pídele consejo al veterinario para la elección del alimento que hay que darle llegado al peso ideal, para que se mantenga en él.

En cualquier caso, debes saber que para los perros también es más fácil ganar peso que perderlo. Por lo que no debes impacientarte si los resultados son lentos o costosos. Pero piensa que nunca es demasiado tarde para pasar al ataque de los kilos extra que sobran. Con mucha paciencia y determinación seguro que conseguiréis bajarlos.




- Contacto - © 2008 Perrosmania.com. El portal completo sobre el mundo de los perros y sus razas. - Condiciones de uso -